jueves, 6 de agosto de 2009

El Desprecio


Habéis sentido alguna vez el desprecio en las miradas de los demás?. Yo si. Desde que era un crío, el desprecio me acompaña.
No tenía más de siete u ocho años y mi gran pecado era ser un niño estudioso, colaborador en clase. Siempre hacía mis deberes y contestaba a las preguntas que me hacían los profesores. Por otro lado, mi cuerpo era extremadamente delgado, lo cual daba pie para que todos los abusones de la clase ( que eran muchos), hicieran conmigo perrerías. Todos los días, al llegar al cole, la misma película.Los notas formaban dos filas en forma de pasillo justo a la puerta. No tenía mas cojones que pasar por el medio. Patadas, empujones, galipazos, insultos.......
Luego llegó mi adolescencia. Me dió por apuntarme a la movida postmoderna sevillana. En Sevilla, para el que no lo sepa, todo lo que no sea las sevillanas, el jurgol, la samana santa y demás estereotipos, está super mal visto. Es una de las ciudades más intolerantes que hay en España....Bueno voy al grano que me estoy enrollando demasiado. El caso es que mis looks no gustaban en el barrio, la gente ( de todas las edades) se metía conmigo, había sitios por los me estaba prohibido pasar, si lo hacía, lo más probable es que una banda de austrolopitecus saliera corriendo hacia mi para echarme el aliento en la cara y dedicarme todo tipo de lindezas. Recuerdo una vez ( no se me olvidará mientras viva) que pasé entre la multitud en la velá de mi barrio. Un tío bastante mayor que yo, me dió una patada en la espalda con tal fuerza, que me quedé tumbado en el suelo durante mas de una hora. No hice nada, sólo pasar par allí.
Ahora se llevan los tatoos, los piercing, los peinados en plan estrella de fútbol....Observo con estupor como no ocurre nada. ¿Porqué?. Muy fácil, simplemente porque está de moda y entonces todo vale. La falta de criterio para cualquier actividad se ha impuesto, la mayoría de la gente ni siquiera sabe porqué se ha comprado un Bulldog Francés, una parejita de "inseparables"o baila al son de Macaco, ese papafrita mezcla entre Manu Chao y Triana Pura que se va a poner las botas este verano a costa de la estupidez general.
Cuando nadas contra corriente, cuidado!. Ellos estarán siempre ahí para recordártelo, con sus miradas amenazantes y su más absoluto desprecio.
Yo continuo en mi burbuja particular, observando con atención todo lo que va ocurriendo a mi alrededor, cada vez más perplejo.
He puesto una foto de Déjame Entrar, una película donde el protagonista me recordó mucho a mí. Se parece hasta físicamente a aquel Orti-niño que sólo querìa aprender cosas en el cole......

10 comentarios:

Padme dijo...

Salirse de los estereotipos, amigo, tiene un precio. Y el precio es precisamente el que tu has puesto como nombre al post. Es muy duro cuando se es niño porque uno no tiene la capacidad de raciocinio que se tiene cuando se es adulto y eso hace quizás que nos marque para toda la vida. Pero hay algo positivo de todo esto. No te dejaste ganar la batalla. Ser consecuente con uno mismo es algo que creo que nos debe llenar por lo menos de alegria. Aunque a lo mejor estemos equivocados pero en tu caso lo dudo. Así que, ya sabes, los malos rollitos del pasado hay que asumirlos y mirar siempre hacia el frente, hacia lo que ha de llegar.

Un beso grande.

Elena dijo...

Si he sentido el desprecio en la mirada de los demás? No sólo en la mirada,como tu he sufrido lo que no te puedes imaginar y con personas muy proximas a las que he querido y que me han correspondido con el más alto grado de desprecio que existe,con el que más daño te causa.He luchado interiormente, como tu, hasta hace poco.
Como bien dices te sueles aislar en tu burbuja,no sé si sera bueno o malo, lo que si tengo claro es que no permito la entrada a los que la desestabilizan.
Igualmente mi hijo mayor ha tenido hace dos años una experencia casi identica en el cole,por ser diferente, estudioso,éducado...
Por lo visto hay que ser mediocre para que te respeten!!
!Que pena!

ortiga70 dijo...

Padme, esos malos rollos del pasado ya los superé y asumí. No quiero olvidarlos porque algún día espero tener hijos y me gustaría mucho tratar de enseñarles todo lo que he ido aprendiendo en la vida y como tú muy bien sabes, de las malas experiencias siempre se aprende mucho....
Muchos besotes y feliz fin de semana amiga
Elena: Vaya, veo que tú tb sabes bien de lo que hablo. No creo que sea bueno aislarnos, pero, sinceramente, cuando intento salir y conocer gente nueva, salgo escaldado.....Seguramente el problema debe ser mío por ser un inadaptado.
Estoy supercontento con haber hecho el blog, gracias a él he podido conocer a mis amigos, los que estáis abajo a la derecha.
Espero no fallaros nunca, al menos en el mundo virtual.
Besos

simplexia dijo...

tio, no se si te servirá de algo... pero hoy andaba tan pancho y feliz por la calle y un pendejo me dice... calvo! bajito!... así, por la cara! jaajaaa hay que joderse! ;)
saludos Orti! que vaya bien el veranico!

Sonu Kumawat dijo...

Parece como si desde pequeño uno estuviera predestinado a sufrir los desprecios de los demás.De niña me ingresaron en un colegio sevillano de lo más chic, el Murillo,donde yo sola era la única niña de pueblo y casi todas las demás, del Barrio de los Remedios, así que sufría por parte de alguna el rechazo por ser "cateta".Eso me dejó siempre un poso de inferioridad hasta que desplegué mis alas y me dí cuenta de que las catetas eran las demás.Uno busca el reconocimiento a través de sus vivencias y sus hechos...figúrate cuando me presenté en Linares de la Sierra, año 1982 con un piercing en la nariz...o cuando éramos nuevaoleros en Sevilla y vestíamos de negro hasta las uñas de los pies....o en el pueblo,donde hace poco se notaba que aún vivían en el tercer ó cuarto mundo.A mí nunca me ha quedado más ese poso de amargor por ser diferente, es más, lo he buscado:no soportaría ser como los demás, y con todo eso, sin ser nada del otro mundo, yo me veo muy normal.Así que los otros, con sus códigos y sus ideas,para mí, con todo, no son los que verdaderamente hay que despreciar,sino hacerles ver de que hay otras formas de vivir las cosas, de enfocarlas, de mostrarlas,hasta hacerte amigo de ellos,que es lo que me ha pasado al final a mí.Y todos tan contentos dentro de su propia jaula.

ortiga70 dijo...

Simplexia: Jajajaja!! manda güevos la cosa.....
Sonu, sinceramente yo tambíen pienso que soy el tío más normal del mundo, pero hija, me pasan unos cuadros que me hacen dudarlo!!

Saluditos para los dos artistas ;)

taratela dijo...

Y no te sientes cada vez mas orgulloso de haber sido asi??
Aunque fué duro, que me vas a contar..., yo cada vez me alegro mas!
Un besazo

taratela dijo...

Y no te alegras cada vez más de haber sido así?
Fué duro, que me vas a contar, ...pero yo cada vez me alegro más!!

Un beso gordo!

ortiga70 dijo...

Taratela, Jajajajajaja!!!.... A ti te salen los reproductores por triplicado y a mi tus comments duplicados ( y no es la primera vez!!) ;)

Jajajajajaja!
:P

taratela dijo...

Madre mía!, que desastre soy!! jajajaja
Esta vez me di cuenta, pero no sabia como borrarlo... ;S